sábado, 19 de enero de 2008

La revolución silenciosa

Autor: Jesús Trillo-Figueroa
Libroslibres. Madrid (2007). 308 págs. 20 €.
Firmado por Agustín Alonso-Gutiérrez en Aceprensa, 16 de enero de 2008

Después de publicar La ideología invisible, en la que trataba de analizar el pensamiento que informa la izquierda dominante en el panorama político español, Jesús Trillo-Figueroa (Cartagena, 1955) disecciona el feminismo que triunfa en esa izquierda con su nuevo libro de pensamiento político, Una revolución silenciosa.

A pesar del subtítulo (La política sexual del feminismo socialista) y de su llamativa portada, está lejos de ser un análisis efímero de la coyuntura política en un espacio concreto, en este caso España. Uno de los capítulos está, sí, dedicado a las “políticas de igualdad” del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Pero no supone ni una décima parte de la obra y se pone en conexión con las ideas de fondo expuestas anteriormente. El resto es una sistematización documentada de los movimientos feministas, con especial atención al feminismo del último medio siglo, cuya influencia social y política ha sido tan profundaCuando se habla de feminismo, tanto defensores como detractores de este movimiento tienden a pensar en una corriente única, en una ideología monolítica y claramente definida. La realidad, como demuestra Una revolución silenciosa, es que no existe un solo feminismo, aunque sí hay una manera de entenderlo –feminismo socialista, lo llama Trillo-Figueroa– que ha sido la hegemónica recientemente.

Al estudiar el movimiento social y político feminista, el autor acude a sus fuentes intelectuales. Conocemos así las ideas y las obras ensayísticas que alimentaron el feminismo de la revolución sexual, entendemos quiénes eran esos ideólogos e ideólogas, y podemos saber qué es, de dónde viene y qué quiere la ideología de género, cuyos tambores de guerra llevan años sonando en Occidente.

El análisis que ofrece Una revolución silenciosa es especialmente oportuno ahora que contamos con una mínima perspectiva para conocer los frutos del feminismo sesentayochista, entre cuyos objetivos prioritarios estaba la conversión del sexo en asunto político, y precisamente cuando las legislaciones de diferentes países han dado forma a sus principales aspiraciones.
Publicar un comentario